Header

Las cooperativas de viviendas.

noviembre 17th, 2017 | Posted by admin in #hacermemipropiacasa | ahorro | arquitectura | autopromoción | gestión de proyectos | hacerme mi propia casa

Promoción desarrollada mediante fórmula cooperativa. Fuente: EL País

En el post de esta semana, enmarcado en la serie #hacermemipropiacasa, centramos nuestra atención en un modelo de autopromoción para vivienda colectiva: las cooperativas de viviendas.

Este modelo, que fue una práctica habitual durante años, cayó en desuso debido al auge de las empresas inmobiliarias. En nuestros días vuelve a pujar con fuerza de la mano de tendencias como el cohousing o las emergentes cooperativas de rehabilitación. Además, en nuestra comunidad autónoma, Andalucía, jugamos con la baza de los importantes beneficios fiscales que atañen a este modelo, ya que será posible contar con exenciones y bonificaciones en distintos impuestos, así como acceder a condiciones favorables de financiación.

Nos parece un modelo algo desconocido, pero muy interesante, y por ello hemos querido hacer una breve exposición del funcionamiento de una cooperativa de viviendas.

Lo primero de todo ¿qué es una cooperativa de viviendas?

Una cooperativa es una fórmula eficaz para satisfacer el derecho de acceso a la vivienda. En ella, un grupo de personas físicas o jurídicas (entes públicos o entidades sin ánimo de lucro) se asocian para convertirse en autopromotores y adjudicatarios de sus propias viviendas. El objetivo es poder acceder a éstas en las mejores condiciones de calidad y coste posible, para lo que se asume la función del promotor, suprimiendo de esta forma el sobrecoste que genera el beneficio de esta parte. Se priorizan las necesidades del socio frente al beneficio económico, que no forma parte del precio final.

Los cooperativistas pueden adquirir, parcelar y urbanizar y desarrollar terrenos con el objetivo de proporcionar a los socios viviendas, locales, edificaciones o instalaciones, así como acometer labores de rehabilitación.

La cooperativa es una sociedad participativa, de estructura y control democráticos, en la que los socios cooperativistas participan activamente en la gestión de la sociedad y el proceso de construcción. Se rige, al igual que el resto de cooperativas, por los principios de igualdad de derechos y obligaciones entre los socios, libre adhesión y baja voluntaria.

Para facilitar la administración de las mismas, es frecuente contar con una gestora de cooperativas (no confundir con promotora, ni con la propia cooperativa), que según se decida, podrá asumir las funciones de búsqueda de más socios, de terrenos, de la constructora, así como hacerse cargo de la gestión de los trámites administrativos. Esto no quita que en todo momento estas acciones deben estar respaldadas por el Consejo Rector e informadas a los socios.

¿Qué ventajas tiene elegir este modelo?

  • Es más económico. Como en la autopromoción en general, al eliminar al promotor externo y asumir su función, se suprime su beneficio. El precio es el de coste, ya que no se persigue un lucro mercantil. Además, en Andalucía existen beneficios fiscales (Puedes consultarlas en las páginas 36 y 37 de esta guía). En general, los gastos de notaría, registro y otras obligaciones son menores que en una compraventa directa, y existen condiciones favorables para la financiación de las hipotecas.
  • Diseño a medida. Factor especialmente interesante cuando el grupo de personas que se asocia comparte alguna necesidad o sensibilidad especial. Es el caso de personas mayores que buscan un lugar en el que poder envejecer de manera cómoda, compartiendo compañía así como una serie de atenciones que al ponerlas en común son más asequibles (los cohousing); también familias que cuenten con miembros con necesidades especiales de movilidad, para lo que requieren un diseño adaptado; o grupos de personas que comparten una determinada sensibilidad ambiental y se juntan para promover viviendas sostenibles.
  • Customización y elección de materiales y calidades. Frente al modelo predominante en el mercado, en el que las vivienas ya están definidas en su totalidad, es posible decidir a medida que se construye sobre aspectos de la configuración o de materiales que afectan a la propia vivienda. Vas a hacerte tu propia casa, así que puedes hacerla a tu medida.
  • Modelo participativo y democrático. Las decisiones que afectan a lo común se toman por mayoría, y cada socio tiene un voto.
  • Información y transparencia. Todo el proceso debe cumplir el derecho de información ejercido por los socios.
  • Posibilidad de abandonar la cooperativa. El cooperativista tiene el derecho de darse de baja voluntaria, con derecho también a recuperar todas las cantidades aportadas a cuenta de vivienda (si la baja es injustificada perdería solo un 5%). Esto no ocurre cuando se compra a promotor. En muchos casos, existe una lista de espera, de manera que en caso de producirse la salida de un socio, se sustituye por otro.
  • Seguro. En caso de que la constructora no entregue las viviendas en el plazo acordado, existe una compañía de seguros que cubre las aportaciones de los cooperativistas.

Inconvenientes

  • Habrá que hacer un adelanto de dinero para realizar la obra, que en primer término se destinará a la adquisición del suelo.
  • También está la cuestión del precio, que si bien a priori será más bajo que para la compra de vivienda ya construida, puede sufrir encarecimientos por imprevistos surgidos en la planificación o durante la obra. Contratar un producto llave en mano a la constructora puede ser una garantía para que esto no ocurra.
  • Los plazos son más largos, ya que la vivienda no está construida.
  • La toma de decisiones colectivas puede implicar un desgaste personal. Al final siempre hay que hacer determinadas concesiones.
  • Ha habido casos de gestoras de cooperativas que han estafado a los cooperativistas, pero claro, esto no es un caso inherente ni exclusivo de esta práctica.

Para ilustrar lo expuesto y animar un poco el tema, dejamos aquí varios links como ejemplos de cooperativas de viviendas en nuestro país.

Cooperativa en Madrid. Sostenibilidad económica y energética

Cooperativa en Barcelona. 

Cohousing para mayores

Artículo en El País

Como en el resto de casos de autopromoción, al final el riesgo radica en el buen hacer y el control de los procesos. Normalmente los socios carecen de experiencia en el campo de la autopromoción mediante cooperativas de viviendas, así que para evitar estos problemas y agilizar el camino será importante rodearse del asesoramiento legal y técnico adecuado.

En Klicarquitectos estaremos encantados de asesoraros en estos temas, rellena el formulario “contacta con nosotros” y nos pondremos en contacto contigo, o directamente llámanos.

 

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

no