Header

Freepik

¿Cuáles son los problemas más molestos de una vivienda?

Todos tenemos algún tipo de incomodidad en nuestro hogar, y aunque acabemos acostumbrándonos, no dejamos de sufrirlas. Ésta no es una cuestión baladí, ya que la vivienda es el lugar donde más horas pasamos a lo largo del día, y sería una lástima tener que renunciar a disfrutar de un confort real. Decidirnos a hacer una mejora puede hacer que nos sintamos significativamente mejor en nuestro hogar.

Sin entrar a valorar patologías constructivas más serias, vamos a repasar cuáles son las molestias más comunes en los hogares:

  • Ruido.
    Ya sea en una casa o en un piso, vivir en el medio urbano implica estar expuesto a constantes afecciones auditivas. Especialmente en viviendas de cierta antigüedad, el ruido es una molestia frecuente. Ello dificulta en muchos casos desarrollar actividades cotidianas como trabajar, estudiar, o lograr un buen descanso. Cuando se busca tranquilidad resulta un incordio oir el tráfico, el zumbido del viento en las ventanas, las conversaciones del vecino, sus bailes, o cosas peores…
    Para dar solución a esta molestia, hay que analizar si el foco es interior o exterior. Esto es, si son los propios inquilinos y las instalaciones los que producen el ruido con su actividad, produciendo reverberación; o si el origen es exterior a la propia vivienda. También hay que estudiar si la transmisión es estructural (a través de forjados y pilares) o aérea.  Para mejorar en confort acústico, posibles remedios son sustituir las ventanas por unas buenas carpinterías aislantes, incorporar láminas anti impacto en suelos, trabajar con rellenos en cámaras de aire, o instalar elementos fonoabsorventes en techos.
  • Accesibilidad, ergonomía.
    En un estudio reciente, el 18% de los encuestados opinaban que su vivienda sufría deficiencias notables de accesibilidad, y el 30% decían que ésta era aceptable, pero no completa. Los más perjudicados son las personas con movilidad reducida y los mayores (todos los seremos en algún momento). Con la edad, acciones cotidianas empiezan a resultar más complicadas.
    Los puntos que más problemas generan son los cambios de nivel (escaleras, bordillos y rampas), las dimensiones inadecuadas de determinados espacios y pasillos, la existencia de obstáculos o la resbaladicidad de los suelos. Los espacios más sensibles son los baños y las cocinas.
  • Confort térmico / Energía / Insalaciones.
    Sufrir dentro de la vivienda las inclemencias del tiempo exterior es muy desagradable. Como te contábamos en el artículo anterior, el confort térmico depende en gran medida de los materiales. Además de éstos, resulta imprescindible el control de la estanqueidad y de los puentes térmicos (esos puntos mal aislados por los que se nos escapa el calor). Ambas cuestiones están relacionadas con el diseño constructivo del edificio. En muchos casos, a base de recurrir a sistemas de calefacción y climatización, no somos del todo conscientes de este inconveniente, aunque ello se traduce en un alto gasto en energía. Aplicar obras de mejora energética es algo cada vez más frecuente, y periódicamente aparecen ayudas públicas que fomentan su ejecución.
    Por otro lado, la eficiencia y el buen funcionamiento de las instalaciones, como la fontanería (la presión del agua, el tiempo que espero en que salga el caliente …), la climatización, el saneamiento, el teléfono, internet… repercuten en la comodidad del inquilino.
  • Confort arquitectónico / diseño de espacios.
    Otro tema relevante es la adecuación de la vivienda al uso previsto y al estilo de vida de cada inquilino. Si existen diferentes etapas en la vida de las personas, las viviendas deben ser flexibles para adaptarse a éstas. Las necesidades no son las mismas cuando se vive sólo, en pareja, o cuando hay hijos. Además, una vivienda será más habitable cuando permita recibir a invitados sin que esto suponga un inconveniente para otros inquilinos, y es importante que puedan compaginarse distintas actividades sin molestarse -como estudiar y ver la tele-.
    Con una reforma es posible mejorar aspectos como la distribución y el diseño de los espacios. Aunque algunos condicionantes como la superficie disponible, la orientación, los accesos o las tomas de las instalaciones restringen la capacidad de actuación, siempre se puede tirar de ingenio facilitar el uso cotidiano del habitante.
  • Otras cuestiones:
    A todo lo ya citado, hay que cuestionarse también qué tal funciona nuestra vivienda en aspectos como la iluminación, la ventilación, la seguridad frente al robo; y sobre todo, ver si hay posibilidad de mejora. Algunas de estas cuestiones son difíciles de solventar en una vivienda ya ejecutada. Otras dependen de factores externos tales como la comunidad de vecinos o la urbanización.

Los datos nos dicen que desde 2013 aumentó la inversión en reformas. Esto demuestra que los propietarios son conscientes de que alcanzar una plena satisfacción en sus viviendas no es algo tan lejano. El envejecimiento progresivo de las viviendas hace necesario la introducción de mejoras para ganar en confort.

Como siempre, nuestra recomendación es que si optas por mejorar tu vivienda en alguno de los puntos anteriores te pongas en contacto con un profesional. En KLIC estaremos encantados de ayudarte. Si estás pensando en una reforma integral, podremos acompañarte para que de una sola tacada soluciones y anticipes muchas cuestiones que mejoren el confort en tu vivienda.

Varios meses atrás dimos por terminada la obra de las oficinas de la empresa Deportae en el Cerrado Calderón, y os contábamos en este post lo gratificante que resultaba entregar una obra tan ajustada a lo proyectado. La gente de Deportae lleva ya un tiempo instalada en su nueva oficina – nos consta que bastante satisfechos con ella-, y la semana pasada volvimos por allí para tomar unas fotografías del proyecto que incluiremos a corto plazo en nuestra web.

Os mostramos unas pinceladas del reportaje que nos han preparado los chicos de Espæcial.

 

 

Entre arquitectos nos entendemos, es un hecho. Puede que sean los años de escuela arrimando el hombro durante las interminables entregas de proyectos, el haber compartido las dificultades del desembarco en el mundo laboral, o el tener que lidiar con administración, con clientes, o con constructores. Además, posiblemente, hay una serie de características implícitas a nuestra profesión. La capacidad de trabajo, la exigencia, la dedicación y el compromiso para con el oficio son rasgos extendidos entre los arquitectos. El caso es que por un motivo u otro, hablamos un mismo idioma.

 

En 2016, antes de acometer la obra de reforma del Kids Club del Hotel Puente Romano, un proyecto que habíamos hecho con mucho mimo y que más que nunca queríamos que se ejecutara perfectamente, hicimos una profunda reflexión:
“Nuestra experiencia en trabajos previos con empresas de construcción había sido buena, pero pensábamos que mejorable. La realidad era que no teníamos la misma noción de “trabajo bien hecho”, a veces la comunicación no había sido tan fluida como hubiéramos deseado, y la sensación de estar en un tira y afloja había estado siempre presente. Ante esta situación decidimos que para esta obra íbamos a asumir nosotros mismos la labor de constructora.”
De esta manera, además del propio proyecto, llevaríamos a cabo la ejecución material de la obra, encargándonos de la contratación y coordinación de todo el equipo de profesionales que interviene en ella, de la logística de los materiales, y de las gestiones (económicas, legales, administrativas, …) En experiencias de menor envergadura anteriores ya habíamos planteado un funcionamiento similar, pero este era un paso importante. Nos dimos de alta en el registro de actividades como constructores, y Klicstudio se colocó al frente de todas las líneas del proyecto. Realmente, había motivos para estar tranquilos, en nuestro equipo la gestión está en manos de Ruth Buján y Juan Goñi, ambos profesionales cualificados, que además han completado su experiencia con formación en el campo de la economía y la administración, lo que facilita una visión amplia que abarca áreas que muchas veces son obstusas.
Como os contábamos, la obra fue un éxito: se cumplieron los plazos, no hubo sobrecoste alguno, y la materialización de la misma fue conforme a lo que se había diseñado. Podéis ver el reportaje fotográfico aquí.
Satisfechos con la fórmula, la hemos vuelto a poner en práctica en más proyectos de oficinas y reformas de viviendas.

Ante los buenos resultados, se nos ocurrió que podíamos ofrecer servicios a otros arquitectos. Sabemos que los motivos que nos llevaron a nosotros a optar por la autogestión del proyecto son compartidos por otros colegas, y ahora damos un paso más allá, posicionándonos como una “constructora de arquitectos para arquitectos”. La misma experiencia que nos ha servido a nosotros mismos para gestionar de manera eficiente nuestras propias obras, y bajo nuestros mismos niveles de exigencia, es una baza con la que presentarnos ante cualquiera que esté buscando una constructora de garantías. Entre otras muchas, las ventajas que ofrecemos son las siguientes:

  • El valor más importante que podemos ofrecerte es la empatía. Nosotros sabemos lo que es proyectar una obra y volcarte en que se ejecute conforme a su diseño. De hecho, seguimos haciéndolo, y con grandes resultados. Compartir la noción de trabajo bien hecho es fundamental, y podemos acreditar una trayectoria en ello. Somos un equipo de profesionales atentos y disponibles, y creemos que la comunicación es un factor esencial.
  • Controlamos los costes de forma exhaustiva, trabajamos a precio cerrado y mirando por el interés de la propia obra. Combatimos las “partidas sorpresa”, esas que al no aparecer presupuestadas en origen son gastos que se añaden al presupuesto inicial por falta de previsión.
  • Coordinamos un equipo de profesionales de confianza para cada uno de los oficios que intervienen en la obra. Personas capacitadas para ejercer sus funciones de manera eficiente que nos dan seguridad en el desempeño de su labor.
  • Nuestra responsabilidad con tu obra, además de ser moral, es legal, de manera que llevamos al día todos los seguros. Además, como ya hemos explicado, nos hacemos cargo de las cuestiones relativas a la tramitación de licencias, un aspecto generalmente farragoso.
  • Y por si te surge la duda de “esta gente quiere llevarse a mi cliente”, la respuesta es clara: ¡No! Previo a la contratación, firmaremos un acuerdo en el que delimitaremos nuestras competencias durante y después de la obra.

Si todavía tienes dudas, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de arquitectos en Málaga. Como siempre, estaremos encantados de atenderte 🙂

El equipo de profesionales del estudio de arquitectura de Málaga,  KLICSTUDIO, con Ruth Bujan y Juan Goñi al frente, ha visto, esta última semana, reconocido su empeño en la mejora continua de sus procesos de trabajo, y en definitiva, de sus servicios, destacando reformas de vivienda, rehabilitación, tasaciones, informes periciales o certificación energética, entre otras.

Tras un trabajo intensivo con consultores de PROINNOVACIÓN en aplicar una nueva visión a sus métodos de trabajo y de control, aportando nueva información a tener en cuenta y una forma más optimizada de trabajo que les permite afrontar nuevos desafíos, ahora con el reconocimiento público de las certificaciones por parte de SGS, certificados de calidad y medio ambiente.

no