Header

La semana pasada entregábamos las nuevas oficinas de Deportae, una empresa joven que se dedica a la organización de eventos deportivos y la animación. El espacio en cuestión se encuentra en el centro comercial y empresarial NEXT Shopping, en el Cerrado Calderón, Málaga, al que cada vez están llegando más empresas. Su ubicación en una zona principalmente residencial en la zona alta del Cerrado de Calderón hace que se rodee de un entorno tranquilo pero a la vez bien comunicado y dinámico, lo que permite disfrutar de un espacio de trabajo sin los agobios del centro de la ciudad.

En este proyecto, KLICSTUDIO ha desarrollado un “turnkey project” –o llave en mano- , para lo que hemos llevado a cabo el diseño de arquitectura y la propia ejecución material de la obra como constructores. De esta forma el cliente nos confía la gestión del proyecto de manera integral, desde el inicio, hasta que le entregamos las llaves de su nuevo local.

Esta fórmula sólo tiene beneficios:

  • Por un lado, para el cliente, es un alivio el saberse liberado de los constantes requerimientos que implica una obra, teniendo que estar pendiente de la relación con cada uno de los agentes que intervienen en las sucesivas etapas. Aquí es KLIC quien se encarga de todo, desde el diseño, a la ejecución, pasando por todo el proceso.
  • Por otro lado, para nosotros como arquitectos es una garantía de que nuestro proyecto se ejecutará tal y como lo habíamos previsto, y como el cliente nos lo ha contratado.
  • En cuestión economía, esto no implica un aumento del precio. Trabajamos en función del presupuesto disponible, y con un precio cerrado.

Al final, todas las partes se ven favorecidas, y los resultados son visibles: en las imágenes podéis ver la comparativa entre el anteproyecto mostrado al cliente, y la obra final. ¿Queréis que juguemos a buscar las siete diferencias? 😛

los inicios (7) … y ahora somos 5

agosto 30th, 2010 | Posted by admin in klicstudio - (0 Comments)

alza, subida

Las aguas económicas volvieron a su cauce a mediados de 2009. Por esa época entró en la oficina como becaria Jenni. Desde el principio fui sincero con ella en el hecho de que posiblemente la beca no se tradujese en una posterior contratación, escarmentado por la situación económica de la oficina de principios de año, y sin una seguridad en los futuros trabajos al o haber nuevas convocatorias de ayudas públicas a la rehabilitación. No obstante, Jenni funcionó en todo momento de una manera espléndida. Durante los breves meses en los que estuvo como becaria, la oficina fue capaz de asumir una enorme cantidad de trabajo y además trabajar en lo estructural, ya que también desde mayo mi novia, Ruth, empezó a trabajar a media jornada en su oficina, con lo que durante la otra media trabajaba en la nuestra. En esa época acometimos el cambio a la nueva página web en Joomla, llenamos la web de contenidos, realizamos varios concursos, desarrollamos el proyecto promálaga cw, junto a Daniel Guerrero y a Carlos Hurtado (para un proyecto de esa envergadura necesitamos de los conocimientos de 7 mentes pensantes), empezamos a plantearnos instalar un CRM, instalamos el programa gestproject como herramienta de gestión, aplicándolo de manera práctica aunque lo habíamos comprado un año antes… en definitiva, creo que la oficina mejoró bastante. En Julio se fue Jenni, y en Septiembre Natalia, dado que le habían convalidado sus estudios en Rusia por la carrera de ingeniería aeronaútica a falta de 5 asignaturas y se iba a Sevilla a estudiar, y nos quedamos únicamente 3 personas (Ruth, Antonio y yo) junto con un equipo grande de colaboradores. Por aquel entonces la oficina tenía trabajo suficiente como para estar más gente, pero preferí ir ajustado de personal y subcontratar más, para que no me volviese a pasar lo de la convocatoria 2006.

Los inicios (5) Seguimos creciendo

agosto 26th, 2010 | Posted by admin in klicstudio - (0 Comments)

creciendo

La oficina continuó con dos integrantes, desde septiembre de 2007 hasta marzo de 2008.
Durante ese tiempo hubo bastante trabajo, que fue decreciendo a medida que se iban completando los expedientes de EPSA.
Por esas fechas Antonio acabó las prácticas en la oficina. La oficina precisaba de un aparejador firmante y que llevase las direcciones de ejecución de manera más controlada que hasta la fecha, tema que hasta ese momento realizaba con varios aparejadores externos. Asimismo, hacía falta también alguien que se ocupase de ciertos trabajos de estudio, y Antonio cumplía perfectamente el perfil en ambos casos. Dado que para poder firmar tenía que estar dado de alta como autónomo, tener su seguro, etc, decidimos establecer nuestra colaboración mediante un contrato TRADE, (trabajador autónomo dependiente) que es una figura parecida a los contratos mercantiles, pero en la que se asume la dependencia económica del autónomo de su principal contrata, y que con una serie de condicionantes establece una remuneración por unas horas semanales de trabajo dedicadas a la contrata. La ventaja que tiene sobre un contrato mercantil es que establece que el TRADE tiene derecho a paro, y derecho a indemnización, pactada entre las partes, por lo que es una situación más favorable para Antonio que un contrato mercantil, y se ajustaba perfectamente a los términos reales de nuestra colaboración.
También por esas fechas, dos personas más entraron en prácticas en la oficina, una decoradora de interiores (Atilia) con una capacidad comercial brutal, y una Delineante (Natalia) que aparte era ingeniera en rusia, muy organizada, trabajadora y tremendamente versátil, con capacidad para resolver por si sola las peticiones que le planteases. Lo cierto es que desde su entrada hubo poco trabajo en la oficina, pero aprovechamos para hacer la página web, hacer labor comercial con administradores de fincas y abogados, aprovechando las capacidades de cada una de la mejor manera posible. Era una época rara, dado que disponía de dinero por todo lo que habíamos trabajado en 2007, lo que me animo a coger becarios, pero casi no tenía trabajo para ellos. Durante todo ese tiempo, la EPSA había abierto una convocatoria de ayudas en Junio de 2007 y pensabamos que de un momento a otro vendría una avalancha de trabajo, ya que teníamos unas 20 pre-asignaciones de proyectos, y nos habían solicitado que montásemos equipo para afrontar el volumen de trabajo.
Las prácticas se acabaron (Junio) y el trabajo no llegaba. La situación hizo que no contratase a Atilia al acabar sus prácticas, pero pese a que no tenía trabajo para ella en ese momento, contraté a Natalia, por su enorme capacidad, que pensaba me serviría de gran ayuda en cuanto llegase el trabajo, que tenía que estar a punto de llegar. Ya somos tres…. y ahora os cuento

Los inicios (4) Creciendo

agosto 25th, 2010 | Posted by admin in klicstudio - (0 Comments)
crecemos

creciendo

Como ya he comentado antes, la enorme acumulación de encargos que se produjo en la primera mitad del 2007 me obligó a sacar trabajo fuera.

Dado que los tiempos de cobro eran largos, opté por la subcontratación para poder diferir una parte del pago al momento de mi cobro (pagaba a las subcontratas el 25% a la entrega del trabajo, el 25% cuando nos daban el ok al trabajo en la junta y el 50% en el momento del cobro).

No obstante, la subcontratación adolece de una falta de control en el trabajo que no me era cómoda, dado que mi tiempo apenas daba para temas de administración y gestión y para las direcciones de obra, no teniendo tiempo siquiera para poder corregir lo que me entregaban tras una revisión en profundidad.

Así pues, cuando empezaron a llegar los cobros, allá por Junio de 2007, decidí que era el momento de ampliar plantilla.

He de decir que fue una decisión cuya trascendencia no valoré correctamente hasta tiempo después. El hecho de que alguien más que tu dependa económicamente de la oficina cambia radicalmente la sustancia de la empresa. En los tiempos de bonanza multiplica tu beneficio, dado que cuatro manos trabajan más que dos. Por analogía, en los tiempos malos, dos bocas comen más que una. Básicamente, el momento en el que tomas esta decisión es trascendente, porque te obliga moralmente a guardar en los tiempos buenos para invertir en los malos.

Primero tuve en periodo de pruebas a una aparejadora, que pese a ser una estupenda persona y super implicada en el trabajo, no tenía los conocimientos de cad necesarios para acometer con soltura la tarea que debía desempeñar.

Más tarde, Propuse a la subcontrata que mejor había trabajado que se incorporase a la oficina. Formalizamos contrato de trabajo, pero apenas duró hasta septiembre de ese año, ya que decidió que lo que quería hacer con su vida era dar clases, y se fue a hacer el CAP.

En septiembre de 2007, un cliente me recomendó a un vecino suyo muy capaz, que estaba terminando aparejadores en Granada. Aunque la idea no me convencía, ya que la aparejadora que había tenido en pruebas me hacía pensar que no venían muy preparados en temas de delineación, decidí que no tenía nada que perder, dado que era un acuerdo de prácticas con la universidad. Antonio se incorporó a la oficina ese verano, y he de decir que aunque no tenía, como yo sospechaba, soltura con el autocad, su empeño compensaba sus carencias. Recuerdo cuando se lesionó la muñeca al poco de empezar, y, pese a que no podía trabajar, venía a la oficina y se sentaba a mi lado para ver como usaba el programa de cad y así ir aprendiendo durante ese periodo inhábil… creo que esa actitud lo dice todo. Hasta la fecha sigue con la misma disposición al trabajo.

no