Header

Transformación de una carnicería en una peluquería.

Seguimos mostrando trabajos recientes. Hoy es el turno de una peluquería recién inaugurada en Torremolinos. Se trata de un proyecto que hemos desarrollado junto a Interni Esterni, el estudio de interiorismo con el que solemos colaborar. En origen el local lo ocupaba una carnicería y ahora tras la reforma ejecutada acoge una peluquería. Para su diseño hemos seguido las pautas que nos indicó el cliente, que buscaba un estilo retro-vintage, luminoso y atractivo. Para ello se ha modificado la distribución interior, dando lugar a un salón principal y a dos espacios privados de almacenaje y aseo del personal. El empleo de distintas texturas y la decoración han hecho el resto.

La particularidad de este proyecto es que se trata de un Cambio de Uso, esto es, el uso original del local no es el mismo que recibirá tras la reforma. Ejemplos de este tipo serían la conversión de un local comercial en una vivienda, la transformación de un garaje en un local comercial, el cambio de una oficina a una vivienda, o como este caso, una alteración sustancial del tipo de comercio.

En estos casos, al modificar el tipo de uso que tiene un inmueble se requiere presentar un proyecto visado por un técnico. Para ello, lo primero es que éste haga una serie de una serie de comprobaciones:

  1. Verificar que el nuevo uso es compatible en el Plan General de Ordenación Urbana. En el caso en que nos encontramos, el suelo se clasificaba como Ciudad Jardín Tipo 3, y a pesar de que el uso principal es residencial, se admiten locales comerciales en planta baja.
  2. En segundo lugar, es imprescindible conocer cuáles son los requisitos para el nuevo uso. Es común que en los Planes Generales se fije un número de plazas de garaje por cada vivienda, por lo que si por ejemplo transformamos una oficina en una vivienda, debemos garantizar que proveemos también una o dos plazas de aparcamiento, ya sea en el propio inmueble, o en los alrededores. En otros casos, el Plan General marca unas dimensiones mínimas, ya sea de superficie o de altura libre, que pueden hacer imposible llevar a cabo la obra que queremos. Por ejemplo, imagina que tienes una vivienda en planta baja que quieres convertir en una cafetería: si la altura libre de la vivienda es de 2,40 m es difícil que se te permita su conversión a un local destinado al público.

Hechas las comprobaciones y constatada la viabilidad, será el momento de desarrollar el proyecto, que se presentará en la administración competente para que se conceda la licencia.

En esta entrada anterior os explicábamos la conversión de un local en dos viviendas en Benalmádena. En Klic tenemos experiencia en proyectos de este tipo, en los que es fundamental estár bien asesorado. Si estás pensando en un cambio de uso, no dudes en contactarnos.

no